miércoles, 4 de septiembre de 2013

La Biblioteca


Desde pequeño la idea de ir a la biblioteca siempre fue emocionante, pero no tanto como lo es ahora.

Cuando era aún más pequeño que ahora las visitas a la biblioteca siempre fueron constructivas. Algún libro como “Encuentra a Wally” o “Tiburones” siempre me causaron querer seguir leyendo, pero hoy en día ese hábito lo he perdido en muy gran medida, o por lo menos eso pensé hasta que conocí la biblioteca de la universidad. Nunca, mas que en las películas, había tenido la oportunidad de estar en una biblioteca tan grande como la de la uni, donde parece que la cantidad infinita de libros pasan a un segundo plano por los tantos servicios que ofrece la universidad, salas de estudio para grupos, sala de conferencias, aula para exámenes profesionales, pinturas, libros antiguos de más de cien años, etc.

La biblioteca hace querer estar ahí todo el día, no solo para leer o estudiar, incluso puedes (si estas cansado o no) ir a “echar un coyotito” o simplemente estar sentado escuchando música sin que nadie este interfiriendo.

Este servicio que ofrece la universidad es no solo un servicio, sino una aventura, que sirve para aprender y comprender todas aquellas cosas que nos intrigan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada