viernes, 29 de noviembre de 2013

La última clase

Cuando llegué a la universidad todo era pura emoción. Piensas que todo va a ser política, política y un poquito más de política (eso porque estudio ciencia política). Las platicas con los compañeros nuevos de porqué mi carrera, las opiniones, el intercambio de experiencias, el curso de inducción, las facultades que por si solas son un campus diferente, todo eso inevitablemente te emociona y te hace sentir niño grande, pero de pronto, cuando menos lo esperas cae como una bomba atómica algo que llamamos la realidad, no es que sea mala onda, pero van a dejar el tronco común para tercer o cuarto semestre.

En el primer semestre de clases vas a tomar mínimo dos materias total y completamente inservibles, y una que si quieres puede ser barco o puedes aprender. Las primeras dos son:

a)    Razonamiento Cuantitativo
b)   Idiomas

La tercera es una materia que se llama español. Esta materia puede, al principio, causarnos bastante desagrado después de lo inservible que fue en la prepa, pero en este caso particular, con Sergio, la cosa cambia bastante.

Al principio uno puede pensar lo siguiente: “No pinches mames…” que en realidad fue lo que yo pensé. Creí que la materia significaría desperdiciar 50 minutos de los lunes, los miércoles y los viernes de mi vida durante un semestre, peeeero la realidad es que no fue así, conforme pasaban las clases esta materia se volvió en lugar de un martirio un alivió, aquí se me olvidaron las preocupaciones, aquí se me olvido el mal humor, aquí se me olvido la cruda del día pasado, pero más importante aquí se me olvido que estaba en la universidad.

Sergio tiene una gran capacidad para hacerte trabajar, cosa que note desde el principio, pero nunca amenazado o regañando, sino persuadiendo a que tuvieras por ti mismo las ganas de querer hacerlo. Pero no significa que todo lo haces tu, al contrario, parece que Sergio trabaja por ti, con la cantidad de herramientas que te entrega todo se vuelve fácil, y para cuando te das cuenta ya estas usando estas herramientas en todos lados, no solo en las materias, sino utilizándolas para aprender más de la vida diaria.

Sergio y su clase valen tanto la pena que voy a volver a meter con él para el semestre que viene.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada